Carta Para Un Hijo Que No Valora A Su Madre

Carta-Para-Un-Hijo-Que-No-Valora-A-Su-Madre

Hoy te explicamos cómo escribir una carta para un hijo que no valora a su madre. Además, te ofrecemos una plantilla para rellenar a través de Microsoft Word. También tienes la opción del formato PDF. ¡Baja esta plantilla para redactar un mensaje para hijos que no valoran a su madre!

15 Ejemplos de Carta para un hijo que no valora a su madre

Llega un momento en la edad de los hijos en que olvidan todo el sacrificio que has realizado. Los buenos recuerdos son opacados por los malos y los jóvenes dejan de valorarte como madre.

A continuación, te enseñaremos 5 ejemplos de carta cuando un hijo no valora a su madre, para modificarla a su gusto o necesidad. Tienes la posibilidad de copiar y pegar desde esta página, al igual que descargarlo en formato Word o PDF.

Ejemplo 1

Barcelona, 24 de marzo del 2022

Amado hijo, José.

No existen palabras suficientes para expresar cuanto dolor me ha causado que me hayas desplazado e ignorado, que nuestra relación se encuentre en esta ruptura. Que me trates como si fuera tu enemiga y te haya tratado mal.

No te escribo esta carta para regañarte o para reclamarte, sino para recordarte todos los esfuerzos que he hecho por ti. Desde el momento que te vi, cuando naciste; cuando te tuve en mis brazos, después de 9 meses de tenerte en mi vientre, establecí como meta que te haría una persona de bien y te protegería a toda costa.

Como madre, he tratado de entregar todo de mí para que crezcas sin limitaciones y con los mejores beneficios que sea capaz de ofrecerte. Todas mis decisiones han sido basadas en procurar tu bien, porque eres importante en mi vida. 

Entiendo que hubo momentos en que fui muy dura contigo y dije cosas que desearía no haberte dicho jamás. Pero todo lo hice pensando en un futuro mejor para ti. Lo hice con amor, porque quería que estuvieras bien.

Sé que estás enojado conmigo, pero que sepas que quiero que me hables, que hagamos las paces y podamos reconstruir nuestra relación como madre e hijo. No tenemos que estar separados y peleados.

Con mucho amor,

Tu madre, Josefa.

Ejemplo 2

Santiago, 20 de diciembre de 2021

Querido Rafael:

Hace dos años que te fuiste de la casa hijo, y desde ese momento no sé nada de ti. No puedo conciliar el sueño, me pierdo en la oscuridad de la noche buscando una explicación al por qué te marchaste. Las cartas anteriores que te he enviado y no me haz contestado, no son motivo para frenarme a seguir insistiendo para que regreses a casa, porque te amo.

Te equivocas con esa actitud, yo te amo desde el mismo día que me enteré que vendrías al mundo. No existe motivo para tanto rencor, tanto odio, porque no soy tu enemiga.

He dado todo en la vida por ti, pero los padres también tenemos la obligación de ponerles límites a los hijos, porque si no es así, existe el riesgo de que descarrilen. Algún día serás padre y lo vas a entender.

Si cometí algún exceso contigo hijo, discúlpame, no soy perfecta y también me puedo equivocar. Solo tienes 16 años y te falta mucho por vivir, debes continuar con los estudios para que seas un hombre de bien.

Tu cuarto aquí en la casa te aguarda, igual que yo. Regresa hijo, te espero con los brazos abiertos para darte el amor que siento por ti, y para recuperar el tiempo perdido.

Tu madre que te ama.

Griselda

Ejemplo 3

Montevideo, 15 de enero de 2022

Mi amado André:

Eres para mí el dolor más placentero que he tenido en la vida. Ese día en que tú naciste, las contracciones comenzaron a las cuatro de la mañana, te adelantaste una semana a la fecha que había indicado el doctor.

Ese es el patrón que tanto repites en la vida, de adelantarte a los acontecimientos, y no es que sea malo aplicarlo, porque muchas veces necesitamos de la intuición para evitar que nos suceda algo malo. Pero eso no siempre debe ser así, debemos saber elegir el momento.

Ese día en que te enfadaste conmigo y estuviste a punto de golpearme. Me di cuenta que no estabas en tus cabales y terminaste de comprobárme lo que te he dicho desde hace algo más de dos años: “que andas en malos pasos”.

Te enfureces porque sabes que tengo razón, esos amigos terminaron por perjudicarte como persona, y a nosotros como familia.

Eso de que me odias, tu sabes que no es verdad, lo veo en tus ojos grises, lo dices movido por el dolor que sientes por estar en prisión.

Cuento los días esperando que salgas en libertad, y cuando eso suceda, deseo con todo mi corazón que hayas rectificado tu comportamiento hacia mí.

Con todo mi amor tu mamá.

Patricia Corrales

Ejemplo 4

Madrid, 4 de abril de 2022

Tesoro mío:

Sabes muy bien que te perdono y te perdonaré todos los desplantes que me haces. Los padres soportamos todo lo que los hijos nos hagan. Siempre fui una mamá permisiva, estoy consciente de ese grave error, quise ser una mamá buena, en lugar de ser una buena madre. Entre esos dos tipos de mamá, hay una gran diferencia y me he dado cuenta muy tarde.

Por lo tanto que te amo, para mí nunca serás un mal hijo, como dicen muchos de la familia. Ese lazó que nos une es indestructible, aunque tú quieras que eso suceda de verdad.

Desearías no verme nunca más, quisieras que nuestro lazo desapareciera y me arrastrara la corriente hasta la profundidad.

Me dolió tanto tu separación, como la negación que tienes de no dejarme ver a mis nietos, aunque no los parí, los amo como si hubiesen salido de mí.

Algún día reaccionaras y te darás cuenta de tu equivocación, aunque espero que eso suceda antes que yo parta de este mundo, de lo contrario, cargarás un gran peso en tu conciencia.

Ricardito, si piensas que llegó la hora, ven que te espero con ansiedad.

Tú mamá que te ama.

Rosalinda

Ejemplo 5

Caracas, 2 de junio de 2022

Amado hijo Javier:

Anoche tuve un sueño de lo más hermoso. Soñé que habías regresado y que por fin me habías hablado. Eso es lo que más deseo en esta vida, que me perdones por lo que hice, no pensé que te molestaras de esa manera.

Te crié y eduqué para que estudiaras y llegaras a ser un gran profesional, médico como tu padre si eso te gustaba. Entendí que no pudo ser, el compromiso que asumiste no lo permitió, debías cumplir como hombre ante esa muchacha que embarazaste.

Si, cometí un gran error en criticarlo y comentarlo como si hubieses cometido gran un delito. Estoy arrepentida de haberlo hecho, fue una gran equivocación de mi parte. Creo que tomaste una buena decisión de no abandonar a ese niño que no tiene culpa, ni a esa chica que te ama tanto.

Vendrán tiempos mejores, todavía eres joven y tienes un futuro por delante. Sé que eres trabajador y responsable, eso dice mucho de ti.

Cuando quieras, ven a la casa con mi lindo nieto y con tu bella esposa, tenemos muchas cosas por conversar. Perdóname por lo malo, te quiero mucho mi hijo amado.

                                          Valentina Palacios

Ejemplo 6: Carta a un Hijo que no valora a su Madre

[Fecha]

Para mi amado hijo,

Entiendo que las cosas han sido complicadas entre nosotros últimamente, y no sabes el dolor e impotencia que eso me ha causado. Siento que nuestra relación cada día está más débil, hasta el punto de que una suave brisa la destruiría.

Para mí, tú eres el regalo más preciado que el mundo me ha dado, pero para ti, lo más probable es que sea tan solo una enemiga en el campo minado de tu corazón.

Esta carta no es para hacerte sentir mal o comenzar otra pelea sin sentido, es para organizar todas mis ideas y sentimientos. Quiero recordarte todo lo que he luchado por ti y aunque sé que no soy la mejor madre, estoy confiada en decir que soy la persona que más te ama y preocupa por ti.

Te llevé durante 9 meses en mi vientre y aunque no fue un parto sencillo, lo volvería a hacer una y otra vez si eso significa que estarás a mi lado.

Desde el primer momento en que vi tu rostro, supe lo que era la felicidad y el amor verdadero. Hasta ese instante, jamás había comprendido a mi propia madre, pero luego de eso, entendí que, si algo te pasaba, mi alma se destrozaría en mil pedazos.

Me prometí a mí misma, que mientras este viva, daría todo mi ser para criarte de la mejor manera posible y que te protegería de cualquier dolor.

Como tu madre, he trabajado cada hora del día para que jamás te falte nada, así tenga que arrancarme el pan de la boca. Siempre y cuando tu plato este lleno de comida, tu bolso lleno de libros, tu cuarto tenga una cama y tu rostro una sonrisa, no me importaría gastar cada euro en mi bolsillo.

Todo lo que he hecho desde el [Fecha de nacimiento del hijo] ha sido para verte crecer como un hombre saludable, profesional y completo. Tus éxitos son los míos, así que, incluso si tengo que trabajar por 50 años más, quiero verte cumplir todos tus sueños.

Sé que ha habido momentos en los que quizás fui demasiado dura contigo, y en el calor del momento, dije cosas que jamás se le deberían decir a un hijo.

Quiero disculparte contigo por todo lo malo, pero quiero que sepas que, cada error, fue pensando en lo mejor para ti. Puede que no lo creas y lo entiendo, porque no parece de esa manera, pero créeme cuando te digo que, nunca en mi vida haría una acción para lastimarte.

Entiendo si estás molesto conmigo, pero cuando te sientas preparado, habla conmigo y aclaremos nuestras ideas. No dejes que una discusión tonta nos aleje y permite que este malentendido, sea la base para una mejor relación entre madre e hijo.

Ya eres mayor, pero siempre serás mi bebe.

Con mucho cariño,

Tu madre.

Ejemplo 7: Carta para un hijo que no valora a su madre

[Dirección y fecha]

Querido [Nombre del hijo],

¡Cómo pasan los años! Eras tan solo un pequeño niño, pero de repente te volviste un adulto y decidiste irte de casa cuando conseguiste un empleo en otra ciudad.

Como tu madre, eso me hizo sentir bastante orgullosa, ya que tomaste tu propio camino. Pensé que estaríamos en contacto con frecuencia, pero me entristeció ver como las semanas pasaban y yo no sabía nada de ti.

El tiempo fue pasando lentamente y ahora me doy cuenta de que llevo __ años sin saber de ti. Cuando eras un bebe, todas las noches solía despertarme por tus llantos, que pedían mi presencia inmediatamente.

Actualmente, sigo estando despierta en las noches, sin embargo, esta vez no tengo manera de saber de ti. A pesar de que te he escrito varias veces y esta no es mi primera carta, no me has respondido.

Eso me lastima como no tienes ni idea, pero no pierdo la esperanza de que algún día me enviarás una respuesta. Soy tu madre, te llevé 9 meses dentro de mi vientre y te crie por más de 20 años, por lo que eres mi más grande tesoro.

Por esa razón, no puedo justificar esa actitud hacia mí, la persona que más se preocupa por ti en este mundo. Siempre he sido quien más te apoya, por eso, no logro comprender por qué me ves como una enemiga.

Te amo con todo mi corazón, pero como tu madre, es mi labor guiarte cuando siento que te vas por el camino equivocado, y este, es definitivamente el camino equivocado. Un hijo que se comporta así con la persona que lo trajo al mundo, no podrá ser un buen esposo y mucho menos un buen padre en el futuro.

Si dejo pasar esta actitud ahora, algún día te pasará algo parecido con tus propios hijos, y en verdad, eso no lo deseo para ti.

Te recuerdo que los padres también somos humanos y podemos equivocarnos, pero una respuesta infantil como esta, solo hará que la distancia entre nosotros se triplique. Si te he lastimado de alguna forma, estoy dispuesta a disculparme y enmendar mi error, pero eso es algo que tenemos que discutir como adultos.

La casa donde te criaste, siempre será tu hogar, por lo que, si decides volver, te recibiré con los brazos abiertos. Recuperemos el tiempo perdido, mi pequeño hijo.

Con amor,

[Tu nombre]

Ejemplo 8: Carta de una Madre Triste para su Hija que no la valora

[Fecha]

Para mi querida pequeña,

Creciste ante mis ojos, y eso me lleno de asombro y alegría, tristeza y miedo. ¡Me maravillo la personita hermosa y amable en la que te convertiste! Recuerdo muy bien como tu sonrisa y tu energía burbujeante podían aligerar el estado de ánimo de una habitación en un instante.

Sin embargo, conforme fuiste creciendo más y más, pude ver frente a mis ojos como tu personalidad iba cambiando.

Siempre pensé que la etapa de la adolescencia no te afectaría tan mal a ti como otros, pero ahora me doy cuenta, que la naturaleza hizo su trabajo y además de hacerte una mujer hermosa, también te dio ese sentimiento de independiente que todo joven desea.

Seguro, ante tus ojos, soy solo un obstáculo ¿Verdad? No obstante, estoy bien con esos resultados. Todo el tiempo, tuve miedo de lo que este mundo te hará a medida que te adentres más en él y te alejes de mis brazos protectores. ¿Cómo permite una madre que su hija extienda sus alas en el mundo tal como es hoy?

Dulce niña, eres tan fuerte y valiente. Pero este mundo es duro y puede estar lleno de cosas oscuras y aterradoras. Quiero que recuerdes que, aunque ahora me veas como una enemiga, te amo desde el momento que llegaste a este mundo.

Por eso, quizás lo veas injusto, pero te prohibiré cosas que tú consideras divertidas. Las salidas nocturnas están fuera de discusión y espero nunca enterarme de que estás bebiendo antes de la mayoría de edad.

Todos los “No” que te digo ahora, es porque pasé por tu edad y yo también quise rebelarme un poco. Pase por tantos errores, que no quiero eso para ti, así que, con todo mi ser, aunque tu mirada de disgusto me duela, siempre te protegeré.

Espero algún día, puedas ver lo mucho que te amo.

Con amor, tu madre.

Ejemplo 9: Carta de una Madre a sus Hijos Adultos que no la valoran

[Fecha]

Queridos hijos,

Los amo con todo mi corazón. Ahora que han crecido, quizás no necesiten escuchar estas palabras de su vieja madre, pero quiero recordarles que siempre los amaré. Como adulto, soy consciente de mis juicios sobre ti y sus juicios hacia mí.

Algunos de mis juicios son restos del pasado y hay otros de ellos que se remontan a comportamientos en el presente.

Solo quiero que sepan, que desde el momento que los vi nacer a ambos, los he querido desde el fondo de mi corazón y siempre he querido ser una madre que admiren y respeten.

He luchado toda mi vida para ponerles una sonrisa en el rostro y que crezcan lo más saludable posible. Cuando se fueron de casa y decidieron seguir con su vida, me sentí orgullosa de haber criado a un par de adultos tan honorables.

Al principio me extraño no recibir respuestas a mis cartas, pero siempre los justifiqué a los dos pensando “Quizás solo están ocupados”. No me preocupe mucho en el asunto y siempre espere, pero cada día, incluso sus llamadas disminuyeron.

Ustedes hicieron sus vidas y comenzaron una familia, pero quiero recordarles a los dos que, yo también soy su familia. Me duele sus reacciones con frustración y enojo hacia mí. Incluso como adulto necesito de su amor. Ese sentimiento nunca desaparece.

Por favor tomen nota de mis fortalezas y características positivas. Hablen de eso también, en lugar de centrarse principalmente en lo que está mal o no está bien conmigo.

Con la vejez, me di cuenta de que, quizás, algunas de mis críticas por amor y preocupación, los hirieron. En lugar de hacer que cambien, hice lo contrario y en una etapa tan delicada como la adolescencia, comenzaron a rebelarse y luchar.

Me arrepiento de no apoyarlos más, pero estoy orgullosa de que, no importa que tan difícil fue criar hijos, nunca les falto nada a ninguno, mucho menor amor. Estuve al lado de los dos en cada obstáculo y siempre lo estaré.

Sin embargo, sin importar mi edad, necesito escucharlos expresar cuánto me aman y se preocupan por mí. Solo pensarlo o asumir que lo sé, simplemente no es suficiente. Es importante que sea explícito, tomando nota de lo que logré y por qué se preocupan por mí.

Quiero sentir que soy una prioridad importante en tu vida. Cuando te pones a la defensiva, me hace sentir invalidado y que me desprecias a mí y a mis sentimientos.

Sé que no podemos retroceder en el tiempo y rehacer el pasado, pero todo estamos constantemente creciendo y evolucionando y necesitamos asumir una responsabilidad personal, pero no nos ayuda quedarnos estancados en el pasado. No nos ayuda personalmente y además crea distancia en nuestra relación.

En el presente, tenemos que ser capaces de mirarnos a nosotros mismos y disculparnos cuando nos lastimamos unos a otros.

Puede que no necesariamente tenga sentido para cada uno de nosotros, por qué pensamos, sentimos o reaccionamos de la manera en que lo hacemos, pero podemos buscar comprender y tener compasión por la posición de los demás. Ambos merecemos ser escuchados, validados y respetados.

Espero podamos solucionar las cosas en persona, pero les recuerdo que los amo mucho.

Con amor,

Su madre.

Ejemplo 10: Carta para un hijo vago que no valora a su madre

[Dirección y fecha]

Mi querido hijo [Nombre del hijo],

Desde el día en que naciste, siempre has sido una sorpresa. Llegaste a este mundo mucho antes de la fecha que se había previsto, y como consecuencia, pasaste varios días en cuidado intensivo. Nunca me comí las uñas tanto como en ese tiempo, y pensaba que la ansiedad me destrozaría en mil pedazos.

Sin embargo, ni siquiera paso un segundo en el no fuera feliz. Parece contradictorio ¿verdad? Aunque estaba tan angustiada, estaba tan agradecida con el mundo por haberme convertido en tu madre. Y cuando finalmente pude dejar el hospital contigo en mis brazos, más sorpresas me golpearon en la cara como si fuera un balde de agua fría.

Comenzaste a caminar mucho antes que otros niños y luego de eso, era difícil pararte ¡Y ni siquiera mencionemos cuando empezaste a hablar! Eres mi orgullo y alegría, por eso me entristece ver como arrojas tu futuro por la borda.

Es normal que los niños tengan hobbies, pero si eso entorpece tu vida, es mi trabajo, como tu madre, pararte inmediatamente. Si pasas todo el día frente a una pantalla, estarás desperdiciando tu vida y descuidando tus estudios.

Además, tienes otras responsabilidades que debes asumir. Un hogar está conformado por una familia, pero si no ayudas con tus quehaceres, poco a poco, tanto la familia como el hogar comenzará a sentirse descuidado.

Escribo esta carta para que te des cuente de tu actitud y seas consciente de las personas que te rodean. Siempre te amaré con todo mi corazón, pero tienes que ganarte tus privilegios.

Con todo mi amor, tu madre,

[Tu nombre completo]

Ejemplo 11 Carta para un hijo que no valora a su madre enferma

Buenos Aires, 13 de octubre del 2021.

Querido hijo, Juan.

Espero que estés bien, hace tanto tiempo no nos vemos que ya ni te reconocería. De seguro tú tampoco lo harías conmigo, los signos de la edad cada vez son más evidentes. No te escribo por miedo a irme sin despedirme de ti, pero te juro, eso sería perfecto.

Por esa razón, una vez más he pasado la noche pidiéndole a Dios una solución a nuestro problema. Me niego a asimilar lo que ha sucedido con nosotros. ¿Acaso no recuerdas cuando nos develábamos leyendo cuentos? Fueron los días más felices de mi vida. También guardo en mi memoria la manera como te abrazabas a mí cuando eras un pequeño.

Es increíble, nunca pensé estar tan lejos de la persona que más amo en el mundo justo en mis momentos más difíciles. Quiero decirte algo, admito que tu juventud fue un poco violenta y eso me llevó a confrontarte tanto. Pero no es razón para olvidarme de esta manera, no te pido que me cuides, pero sí que me devuelvas algo de afecto.

Sin ti me siento cada día más sola y me voy dando por vencida. Nunca medité sobre la vejez, sin embargo, juraba que estarías conmigo, que me tomarías de la mano mientras me iba de este mundo. ¿Acaso no es eso posible cariño? Estamos a tiempo de dejar el orgullo, tal vez mañana sea tarde.

Te espero aquí, en casa, la que siempre ha sido tuya.

Recibe un gran beso, de tu mamá.

Ejemplo 12 Carta para un hijo Ausente que no valora a su madre

Caracas, 21 de diciembre de 2021.

Julián, espero te encuentres bien.

Estas líneas tienen el motivo de siempre, pero quisiera un resultado diferente a las anteriores cartas dirigidas a ti. Te quiero mucho, eso en el fondo lo sabes y también desearía verte más seguido. No tienes idea cuánto duele preguntar a tus amigos si han hablado contigo para conocer cómo estás.

Seguro no hice mi parte en un momento importante en tu vida. A todos nos llega esa etapa dónde decidíamos cuál va a ser el camino a recorrer y yo cómo tu madre quise orientarte por el que pensaba era mejor.

Sin embargo, a estas alturas me parece injusto seguir escribiendo sin obtener respuesta alguna. ¿Acaso no merezco hablar contigo? Dime si fue tan grande el daño que te hicieron mis palabras. Lo lamento muchísimo, sabes que lo cambiaría todo por volverte a ver una vez más.

Los padres también nos equivocamos. Venimos aquí a aprender y créeme que me has enseñado mucho. Espero poder doblegar tu orgullo, tu indiferencia es lo peor que me ha pasado en la vida.

Aun así, te hago la invitación de nuevo a tu hogar.

Con mucho cariño, tu madre Elvira.

Ejemplo 13 Carta para un hijo que no valora a su madre amada

Lima, 26 de mayo del 2022.

Mi pequeña Nati.

Quiero comenzar este escrito diciendo lo importante que eres para mí. Cuándo llegaste estaba tan confundida, ser madre por primera vez es muy difícil. Sin embargo, al mirarte comprendo algo, a partir de ese momento mi vida comenzaría a tener más sentido.

Desde entonces, no pasa un día sin que piense en ti, aún en esta distancia impuesta de tu parte de manera injustificada. Aún eres joven para comprender muchas cosas, la separación de tu padre era inevitable. En ocasiones el amor de una sola persona no mantiene a dos unidas.

Cuando estés más grande lo aprenderás por tu cuenta, duele mucho ir por la vida con el corazón roto. Por ello, ese asunto no tenía que ver contigo, fue una decisión de mutuo acuerdo entre él y yo. Aun así, saliste muy perjudicada, creíste que no quería a la familia y en consecuencia a ti.

Eso no es cierto, solo mira todo lo que me esforcé en sacarte adelante. Tanto trabajo duro y dedicación a criarte con amor, solo para tener que hablar contigo de a ratos por medio de cartas. Esto me duele mucho, no sabes cuánto me hieren tus palabras, pero aun así te perdono porque solo quiero tenerte de vuelta en mi vida.

Por favor, comencemos de nuevo, apenas eres una niña y aún tengo mucho amor para darte.

Con cariño, me despido, tu madre Teresa.

Ejemplo 14 Carta más triste para un hijo que no valora a su madre

Nueva York, 17 de enero de 2022.

Amado Eduardo.

Me siento muy cansada, hijo mío, cómo quisiera poder hablar contigo así sea por una llamada, pero nunca me contestaste desde nuestra separación. Creí que hacía lo correcto, gracias a esta oportunidad de trabajo lejos de ustedes podemos construir una mejor vida en el futuro, solo espera un poco.

Hace un año ya desde que me despedí de ti y te noté tan triste, no sé que pasa por tu cabeza hoy, pero me gustaría saberlo. Tal vez con eso tengamos una solución al problema. Necesito hablar contigo por tus propios medios, cuando hablo con tu padre y le pregunto cómo está nuestro muchacho también noto su tristeza.

Sé que pronto te veré de nuevo, casi tengo todo listo para que se muden conmigo. Sin embargo, en días difíciles cómo hoy se me hace cuesta arriba seguir dándolo todo en este país que es completamente nuevo a mis ojos. No sabes cuánto valoraría llegar a casa y hablar largo y tendido contigo.

Necesito tu ayuda, hago esto por ti y me estoy quedando sin fuerzas. Tus evasivas solo me hacen cuestionarme si es realmente bueno mi esfuerzo. Te pido una vez más bajarle a tu egocentrismo, yo no te abandoné, busqué una alternativa para ayudarte a crecer.

Espero que estas líneas te hagan entender, por favor, solo responde, aunque sea una vez.

Me despido enviándote muchos besos, te quiere, tu mamá.

Ejemplo 15 Carta de una madre a su hijo que no la valora

Madrid, 07 de junio del 2022.

Mi hijo Hugo.

El camino de ser madre es más difícil de lo que piensas porque cuando nos equivocamos estamos siendo malas personas. Nunca quise ocasionarte algún disgusto, ahora conozco los límites entre tu vida y la mía, por lo tanto, no trataré de interferir más nunca en tus decisiones.

No obstante, cuando lo hice mi intención fue la mejor. Al criar a una vida desde pequeña, uno va trazándose unas metas con la finalidad de ayudarla a tener todo aquello que a uno le faltó. Por esa razón me opuse a tu casamiento tan temprano, esperaba verte graduado en lugar de irte a trabajar para mantener una casa a tu corta edad.

Pero mucho tiempo ha pasado, me demostraste que podías tener una vida feliz lejos de mis reglas y eso lo acepto. Sin embargo, no te justifico tus desplantes, las invitaciones ignoradas, los comentarios mal intencionados en las reuniones ni tu forma de tratarme tan distante.

Te pido recapacitar y perdonarnos, dejemos el pasado atrás, no tengo nada en contra de tu esposa, cómo tu enojo te ha hecho creer. Terminemos este penoso juego, no sabemos lo que sucederá mañana y me da miedo no llegar a hacer las pases contigo. Recuerda los momentos felices hijo, son muchos más.

Me despido con esperanzas, tu mamá Yaquelin.

Cómo escribir la carta para un hijo que no valora a su madre

Para que redactes una carta para hijos que no aprecian el valor de su madre, hay que tener un verdadero motivo. Tu hijo debe haberse portado mal contigo, debe haberte decepcionado, pero como toda madre, tú terminarás buscándolo y perdonándolo.

Para comenzar, como todas las cartas, escribe el lugar y la fecha desde donde redactas la misiva. Luego, escribe el nombre de a quién va dirigida la carta, es decir a tu hijo. Llámalo con el cariño como siempre lo haz hecho.

El siguiente paso corresponde al contenido de la carta, dile el motivo que te impulsa a escribirle. Aquí eres libre de expresar tus sentimientos hacia él, sé sincera, escribe con el corazón, pero no empeores las cosas entre ustedes.

Continúa el cierre de la carta, si cometiste algún error reconócelo y pide disculpas. Pero, si el que cometió el error fue él, instalo a que busque tu perdón apropiadamente. Busca el acercamiento y el entendimiento.

Por último, despídete pidiendo un encuentro frente a frente para limar asperezas, dile todo lo que lo amas y culmina escribiendo tu nombre.

Elementos de la carta

Estos escritos tienen varios elementos en su estructura que son necesarios.

  • Fecha y lugar.
  • Nombre de tu hijo destinatario.
  • Cuerpo de la carta, el motivo debe ir en el primer párrafo.
  • Cierre de la carta y despedida con frase corta de sentimiento.
  • Nombre de la madre remitente.

Instrucciones de cómo rellenar la carta carta para un hijo que no valora a su madre

Sigue estas indicaciones para escribir una carta para hijo que no valora a su madre amada:

  • Fecha y lugar de destino: Escribe la fecha y el lugar desde donde te encuentra escribiendo la carta.
  • Nombre del destinatario: Escribe el nombre de tu hijo que recibirá carta. Si le tienes un apodo llámalo así.
  • Cuerpo de la carta: Explica el motivo y el por qué escribes la carta. Puedes personalizarlo con recuerdos o frases emotivas relacionadas con  tu hijo. Menciona detalles importantes en la relación para darle originalidad.
  • Cierre de la carta: Para finalizar, despídete escribiendo una frase emotiva llamando al acercamiento de una manera amorosa. Refleja los sentimientos de madre hacía hijo.
  • Firma: Escribe tu nombre o de la forma que tu hijo te llama.

Características de este tipo de cartas

Este tipo de epístolas cuentan con cualidades que las diferencian de las demás.

A) Son familiares y casuales. Son muy libres, no siguen un estilo específico y se agrupan en la clasificación de cartas familiares. En otras palabras, usas palabras sencillas escribiendo a un hijo, padre o abuelo.

B) Son de índole personal. Tratan asuntos privados entre el remitente y el destinatario, ya que existe una relación cercana entre ellos. Puede predominar el tono informal y de confianza.

C) Extensión diversa. Estas pueden ser largas o cortas, según la intención y el mensaje que desea el emisor. Esto también tiene mucho que ver con la cantidad de cosas que se busquen expresar; una idea concreta o más que eso.

D) Lenguaje simple. Son de código sencillo y fácil de comprender. Además de un tono íntimo y sentimental, complementado con frases. Debe evitarse el exceso de retórica y analogías, ya que podría escapar de la comprensión del lector.

Frases que puedes usar en la carta

Hay muchas oraciones emotivas que ayudan a dar forma a tu cartapara hijo no valora a su madre ausente o presente. Recuerda considerar el motivo de la misma para seleccionar la que mejor funcione.

  1. «…Hijo, eres quien le dio sentido a mis días…»
  2. «…No quisiera quedarme sin mi mayor tesoro en todo le mundo por una discusión sin relevancia…»
  3. «..Estas dificultades no son nada comparado a todo el amor que siento por ti, como quien te vio crecer…»
  4. «…Separarse de un hijo es lo más doloroso para una madre…»
  5. «…Los hijos son una bendición y una responsabilidad muy grande…»
  6. «…El amor de una madre por su hijo es el amor más grande y puro que pueda existir…»
  7. «…Aunque ya seas un hombre, siempre serás mi pequeño…»
  8. «…El amor de una madre es incomparable con cualquier otro…»
  9. «…Sin importar que o cuántos cambios se presenten, nunca dejaré de amarte, hijo mío…»
  10. «…Para una madre, los hijos son el centro del universo…»
  11. «…Sé que no soy la madre perfecta, pero te amo más que a mi propia vida…»
  12. «…El peor dolor que he sentido es que me dejaras de hablar…»
  13. «…Desde el momento que te tuve en mis brazos, me prometí que te protegería…»
  14. «…A pesar de que te traté mal en algún momento, lo hice para cuidarte y enseñarte…»
  15. «…No me considero una mala madre, por lo que se con certeza de que no eres un mal hijo…»

Programas necesarios para rellenar la carta

Para editar por ejemplo, el modelo de carta para un hijo que no valora a su madre enferma o en plena salud, recomendamos utilizar estos programas:

  • Microsoft Word:programa base para desarrollar texto, documentos, trabajos y cartas con facilidad. Propio del ecosistema Windows.
  • Google Docs: plataforma digital destinada a la redacción de escritos de forma online y offline. Puedes guardar tus progresos automáticamente.
  • LibreOffice: parte del paquete del sistema Linux y Mac, que permite trabajar de manera general documentos y manuscritos.

Preguntas frecuentes

Hay hijos que no aceptan que cometieron un error ¿debemos las madres esperar que lo hagan?

El corazón de madre no engaña, él te dirá qué hacer. Si crees necesario escribir esta carta para tu hijo que no te valora, debes hacerlo una y otra vez, escríbele varias veces y de manera diferente. Más temprano que tarde cambiará de parecer y dará su brazo a torcer.

¿Cuáles son las palabras mágicas para convencer a un hijo rebelde?

Las palabras mágicas no existen, y si tu hijo es rebelde, puede ser a consecuencia de la educación en el hogar que le diste. Las madres no somos perfectas, también nos equivocamos.
Si usas las frases que aquí te recomendamos, y sigues todas las instrucciones para redactar este tipo de carta, no necesitarás de ninguna magia. Podrás traer a tu hijo de regreso.

¿De qué largo debe escribirse la carta?

Este tipo de carta no tiene longitud ni número de palabras estipuladas. Puedes darle el tamaño que quieras, puede ser larga o puede ser una carta corta. Ella dependerá de las frases que utilices y el sentimiento que le imprimas.

Si mi hijo no cree en mis palabras de la carta ¿Qué pruebas le debo dar?

Expresar por palabras por escrito que estén cargadas de sinceridad, no tienen necesidad de ser probadas. Los mismos hechos que realices en el proceso de acercamiento, confirmarán tus buenas intenciones de madre.

Hay hijos que no valoran a sus madres en vida ¿tampoco lo harán después que fallecen?

En la vida todo tiene su momento. Quizás existan hijos que hacen cambios cuando es demasiado tarde, y se lamentan de la carta que nunca recibió.
En ese caso, será la carta para hijo que no valora a su madre fallecida, que le servirá para estar en paz y seguir con sus vidas. Como madre, que lograr que estos encaminen correctamente su vida, es de las cosas más importantes; estemos o le faltemos.

Otros Modelos de Cartas Personales

Deja un comentario