Carta Informal Para Papá

Carta Informal Para Papá

Te mostramos el modelo de Carta Informal Para Papá, que está disponible con una plantilla en formato Word para personalizar a tu gusto  y también en formato PDF. Podrás rellenar con estas plantillas con la información que necesites, así de sencillo. ¡Descarga ahora tu Carta Informal Para Papá!

Ejemplos de Carta Informal Para Papá

Muchas veces deseas expresarle cosas a tu padre que, por una u otra razón, no puedes hacer en persona. Alcanzar la serenidad y comodidad es importante para lograr sacar aquello que llevas por dentro, siendo las cartas uno de los mejores medios para conseguirlo.

Sea que busques recuperar la comunicación o expresarle algo muy personal, te ayudaremos a lograrlo. A continuación, te mostramos ejemplos de la carta que te has descargado en tu ordenador, tablet o móvil. Te recordamos que también tienes la posibilidad de copiar y pegar desde aquí.

Ejemplo 1

Querido y amado padre

No nos hemos hablado durante los últimos 7 años. Y la verdad es que tanto silencio entre nosotros me afecta. Hoy, con esta carta quiero romperlo y decirte muchas cosas.

Siempre había escuchado que los padres quieren lo mejor para sus hijos y en ocasiones, a fin de lograrlo deben decirnos cosas que aunque no nos gusten es por nuestro bien. Yo no lo supe entender.

Cuando murió mamá la situación en el hogar cambió muchísimo. Sentía dolor y mucha tristeza. Sin embargo, recuerdo que tuviste que cumplir ambos papeles, cocinar, lavar, coser y hacer las compras. Y mientras hacías eso yo me volvía un rebelde.

No valoraba lo que hacías, tus sacrificios y bonitos gestos de amor para conmigo. Me comporté como un verdadero tonto. Y aun así, allí estabas, esforzándote por darme lo mejor que tenías y ¿Cómo te pagué? Me fui de casa.

Durante estos años preferí quedarme callado y no decir nada. Sin embargo, el mundo cambió para mí. Quiero decirte que me convertí en padre. Llevo dos años saliendo con una hermosa y amable mujer que me ha ayudado mucho. Me pregunta ¿Cuándo conoceré a tu papá? Así que le conté la historia del mal hijo que he sido, pero del gran padre que tengo.

Ahora que soy padre, te entiendo querido viejo. No voy a descansar hasta lograr tu perdón. Y para comenzar te escribo esta carta.

Me encantaría visitarte si así me lo permites. Quiero que conozcas a Raquel, mi futura a esposa y a Rachel, tu nieta.

Sin embargo, el principal motivo es que quiero estar a tu lado, compartir contigo padre y poder preguntarte cosas que no hice en el pasado. Te amo amado padre. Espero puedas perdonarme.

Espero verte pronto. ¡Te quiero mucho!

Ejemplo 2

 Querido y adorado padre

Padre querido, te escribo hoy como lo he hecho religiosamente desde hace ya varios años; para contarte mis vivencias, asperezas y triunfos en el extranjero. Sin embargo, esta carta en particular es diferente a muchas otras, en la calidad de la conquista que he logrado. Estoy contento de decirte que esta vez, no fue una montaña o una dura prueba, sino el corazón de una dama lo que la vida me ofreció por premio: voy a casarme.

Te parecerá un disparate; un chiste sin gracia, pero es la verdad. Incluso alguien tan libre como tu hijo, que no soporto estar varado en casa a sus 16 años, ha sido alcanzado por el infalible amor. La verdad es que trate de mantenerlo en secreto, considerándolo otra aventura más en mi larga travesía, pero este romance no se gestó de la noche a la mañana. Llevamos año y medio saliendo.

Subestime el carisma seductor de la mujer con la que me tope en mis viajes, papá. Pensaba que sería otro tramo de mi vida, que recordaría con hermosa nostalgia, pero te puedo asegurar que ella, debajo de su fachada hermosa y poluta, era una fiera astuta, dispuesta a ganarme en mi propio juego ¡Y vaya que lo hizo!

No quiero que te confundas, papá. Esta mujer, Rebbeca, no me anclará a ningún lugar, al menos no por ahora… Ella quiere viajar conmigo y conocer el mundo tanto como yo. Esto me alegra mucho, ya que tendré una compañera de vivencias como tú, con mamá.

Quién sabe que nos puede aguardar mañana. ¡Tal vez seas abuelo muy pronto! Aunque preferiría dejar eso para cuando me sienta preparado. Cuando llegue el momento, volveré a casa y la traeré conmigo. Por qué, si quiero tener una familia, estaría incompleta sin mi querido padre; mi más fiel confidente y quien me ha permitido ser quien soy ahora.

¡Hasta la próxima carta, mí querido padre!

Ejemplo 3

Te saludo, papá

Desde que me uní al ejército, muchas cosas han cambiado. Siento que este sitio es más un maratón de supervivencia, donde cada semana debemos preguntarnos “¿quién será el siguiente en desertar?” Vivir aquí es muy duro… Definitivamente, subestime este lugar cuando dije que me alzaría sobre el resto de reclutas, antes de despedirme de ti y quiero confesarlo.

No quiero que pienses que estoy derrotado o me estoy rindiendo; en lo absoluto. Solo me estoy permitiendo un respiro contigo, la única persona que no aprovechará para destruirme en mi debilidad. Este lugar no perdona la mínima muestra de emociones ni sensibilidades. Entiendo que es para formar el carácter y al clásico estereotipo del “tipo duro”, pero…

La semana pasada un tipo estallo en plena práctica. Desde que llegó, los sargentos fueron muy duros con él, por mostrarse confiado y “chistoso”. Bueno, le hicieron la vida imposible, hasta el punto de hacerlo llorar… Aún no se ha ido, pero no creo que aguante mucho.

Yo voy a aguantar. Por qué te respeto y sé que diste lo mejor para enseñarme a resistir las adversidades. Tú no criaste a ningún cobarde, pero tampoco soy de hierro, por lo que espero que entiendas la necesidad de esta carta. Necesito desahogarme de alguna manera y, reitero, sé que tú serás el primero en darme aliento para continuar.

Te extraño mucho… Pero, cuando vuelva, serás testigo de un hombre nuevo ¡Ya lo verás! Este sufrimiento no es por nada, después de todo.

Lo único que no cambiará es el inmenso aprecio y respeto que te tengo. No porque seas rudo, duro o serio. Bueno, no tanto por eso, sino porque eres mi padre; quien me crio. Si consigo superar esto, y así será, te haré sentir muy orgulloso. Gracias a ti, puedo llegar muy lejos…

¡Espérame, volveré pronto!

Ejemplo 4

Hola, ¿Cómo está el mejor padre de todos?

Hace algún tiempo que no compartimos correspondencia. Sé que está la facilidad de la tecnológica; más rápido y cercano, pero fuiste tú quien me enseño la maravilla de las cartas. Por eso, quería retomar estar hermosa tradición que tenemos entre padre e hija, para saber cómo has estado y contarte lo que vivido desde nuestro último contacto.

¡Obviamente, me toca empezar a mí! Déjame decirte que tu nieta, Lucía, está cada vez más grande. Ya parece toda una dama. Es algo que también he podido comprobar por el cambio de sus intereses. Ahora disfruta más el maquillarse a escondidas, usando mis cosméticos. Aunque aún no sé si me está imitando a mí… Tal vez debería ser más ejemplar para ella…

Respecto a Violet, sé que tenéis una relación de lo más especial. Es pequeña, pero tiene un don natural para entender lo importante que son algunas cosas para las personas. Por eso, y porque te quiere tanto como yo, la exposición de su colegio ha sido sobre las cartas y su historia. Realmente, me sorprende mucho su emoción al hablar del tema, cosa que me ha contagiado a mí.

Sí, lo admito, que te esté enviado una carta se debe en gran medida a la pequeña, pero no lo hubiera hecho solo por nostalgia. Verla a ella, hablando con tanta emoción sobre cómo escribir en un papel me recordó a nosotros; mi adorada infancia con mi adorado padre.

No sabes lo mucho que te amo, papá. No quería dejar pasar esta oportunidad para decirlo.

Estamos planeando ir a visitarte, pero aún nos faltan cosas por solventar por aquí. Mientras lo hacemos, sería ideal poder intercambiar más correspondencia. Estoy seguro de que a las niñas también les encantará saber sobre su amado abuelo.

¡Esperaré tu próxima carta, papa! ¡No te tardes en mandarla!

Ejemplo 5

Hola, papá…

Han pasado 3 años desde que me fui de casa, y no me arrepiento de ello del todo. Nuestra relación nunca fue la mejor y no te mentiré sobre el alivio que siento ahora, que no comparto el mismo espacio contigo. Pero, no me malentiendas, no quiero decir que te desprecie o que jamás desee volver a verte, porque eso no es verdad. La verdad es lo contrario…

Cuando mamá murió, quedamos sin consuelo, pero fuimos demasiado orgullosos como para ayudarnos mutuamente. No es necesario que lo ocultes, porque sé que mamá fue la única mujer que amaste en toda tu vida. Puedo atestiguarlo incluso hoy, al verificar como semanalmente dejas flores en su lugar de reposo.

Nuestros caracteres no son los más estables y chocábamos muchas veces. No había lugar de la casa donde pudiéramos estar en paz. Y lo peor es que jamás quisimos enmendar las cosas.

Cuando por fin me marche de casa, harto de las peleas y discusiones, sentí una libertad tremenda. Algo que no habría experimentado desde hace mucho y te culpe por todo el malestar de esa etapa. Ahora me doy cuenta de que fue una solución, pero el vacío volvió a mí al darme cuenta de que estaba solo…

Espacio. Eso era lo que necesitábamos; poder respirar tranquilos en nuestra privacidad, para ofrecer solo lo mejor a los demás. Este tiempo que ha pasado me ha servido para entender que no quiero que te desligues de mi vida. Volvamos a estar en contacto.

Por supuesto, lo mejor es que sea a una distancia respetuosa uno del otro. Solo así podremos lidiar con nuestros problemas, mientras nos acercamos nuevamente. Es lo que pienso y espero que también estés de acuerdo. Somos una familia y me niego a renunciar a ello por nuestras dificultades de comunicación. Si te parece una solución, espero me respondas…

Hasta que volvamos a hablar, papá.

Ejemplo 6 Carta informal para mi Padre para Llorar

Papá:

Hoy es el día de mi graduación y quería compartir este éxito contigo, por ese motivo decidí escribirte esta carta. Primeramente, quiero darte las gracias, sin ti no habría podido llegar hasta donde estoy ahora.

Recuerdo con especial cariño todas aquellas veces que me llevabas al colegio, poco me imaginaba yo los sacrificios que eso implicaba para mamá y para ti. Siendo un niño no era consciente de los problemas económicos que había en casa, perdiste el empleo y se te hacía difícil alimentarnos y darnos lo que necesitábamos. Ahora es que soy consciente de ese sacrificio, pero en aquel entonces yo me sentía muy feliz de ir al colegio a tu lado y verte sonreír.

A medida que fui creciendo me di cuenta de que, tras esa sonrisa, había problemas, pero esos problemas no te la arrebataban. En ti vi la importancia de enfrentarse a los problemas con una buena actitud, y la importancia de dar apoyo emocional a los demás siempre, lecciones que me ayudaron muchísimo en la Facultad cada vez que intentaba tirar la toalla.

Recuerdo con especial cariño nuestras salidas al parque cuando estaba más grandecito, y los consejos que me dabas, en especial aquella vez que me contaste sobre el por qué habías perdido el empleo unos años antes. Esa conversación cambió mi vida, que me dijeras que te despidieron por no querer cambiar los números en la contabilidad, para ocultar un robo, me pareció tan injusto, pero no entendí por qué no quisiste hacerlo.

Por eso te pregunté: ‘¿Papá, por qué no lo hiciste? No habríamos pasado tanta necesidad’ y me dijiste: ‘Un verdadero hombre hijo, nunca debe vender sus valores y su integridad. La honradez es más grande que un cargo y la buena reputación es mejor que la riqueza, sobre todo cuando ese dinero viene por un delito. Hijo, nunca está bien hacer lo que está mal, aunque esa decisión te perjudique en el momento’.

Tal vez pienses papá que aquella conversación fue tan solo una conversación más, pero ese día entendí que debía sentirme orgulloso de ti y te debía respeto, además, aprendía a nunca renunciar a mis convicciones y valores, aunque resulte un perjuicio momentáneo.

Desde ese día decidí vivir sin hacer nunca lo que yo sabía que estaba mal, y decidí ser un orgullo para ti, espero haberlo logrado.

En la Facultad aprendía a ser un Doctor, pero tú me enseñaste a ser un hombre de verdad.

Hoy me gradúo como Doctor, y consigo ese título, pero, tú siempre tendrás el título del Mejor Padre de Todos.

Te quiero mucho papá y gracias,

Tu Hijo, Andrés.

Ejemplo 7 Carta para un Padre de su Hija

Querido Papi:

Te escribo esta carta para decirte lo mucho que me afecta no poder estar con ustedes ahora que tanto lo necesitan.

Me he preocupado mucho papi, cuando me contó mami de tu accidente en el trabajo, gracias a Dios no pasó a mayores, pero una fractura en el tobillo es algo serio. Imagino lo mucho que te afecta un yeso y tener que andar en muletas, sobre todo porque eres una persona muy activa, pero papi, es importante que cuando regreses a casa guardes el reposo que te recomienda la Dra.

He hablado en el trabajo contándoles lo que te ha pasado y les pedí ayuda, estuvieron dispuestos a darme un día libre más por semana, para poder irlos a visitar más seguido en el tiempo que estés con el yeso. Cuando vaya ayudaré a mami con la limpieza de la casa y con las compras, y también iré para verificar si estás cumpliendo con el reposo.

Y no te preocupes, ayudaré con los gastos de la casa, eso está resuelto.

Papi, te envío los chocolates que tanto te gustan y espérame el sábado que iré a verlos. Mucha fuerza, sé que te vas a recuperar pronto.

Tu hija que te quiere.

Ejemplo 8 Carta para mi Padre de Agradecimiento

Querido Padre:

Estoy escribiéndote esta carta, para de manera especial darte las gracias de corazón. Espero que pueda llegarte al corazón y entiendas que en una carta no es posible plasmar todos mis sentimientos.

Te quiero dar las gracias, Padre, porque sé que dentro de tus posibilidades, intentaste siempre ser un buen padre para nosotros y darnos un buen ejemplo. Es obvio agradecer el techo, la comida, la ropa, la asistencia médica, la educación y demás, pero quisiera darte las gracias por tus consejos y crianza.

Es difícil para un padre viudo criar a un adolescente, tras la muerte de mami y su impacto emocional en mí, me encarrilé a la rebeldía y a las malas decisiones. Así que, tampoco te la puse fácil, la muerte de mami fue muy dura para todos en casa, pero no era consciente de cómo te afectaba mi actitud.

En ese momento nunca me hiciste sentir mal, nunca me obligaste, sino que me motivabas con amor y paciencia a hacer lo correcto. Recuerdo bien cada uno de tus consejos, y gracias a ellos pude encarrilar mi vida; hace unos años lloramos y nos pedimos disculpas.

Te quiero dar las gracias porque en ese momento de mi vida fuiste el padre que necesitaba; el vacío que dejó mamá no lo llena nadie, pero de verdad hiciste mucho por María, Marta y yo. Ahora de adulto, reflexiono en esos momentos y crece en mí la gratitud.

Hoy, que espero recibir la llegada de José, mi primer hijo, estoy nervioso claro, pero tranquilo porque cuento contigo y con tu ejemplo. Hoy que seré padre, quiero darte las gracias a ti papá.

Te quiero mucho,

Tu Hijo, José.

Ejemplo 9 Carta de una Hija a su Padre Fallecido

Papito:

Estoy destrozada y no he procesado tu partida ¡Cómo me duele papi que nos hayas dejado!

Te fuiste tan pronto, siempre fuiste un luchador y de eso no me queda duda, pero perdiste la carrera contra la muerte. Sé que todos vamos a morir papá pero, ¿Quién me preparó para este momento? Nadie merece morir y nadie merece pasar por este dolor.

Papá, ¿Quién me dará el amor que tú me dabas? ¿Quién te reemplazará? Recuerdo con cariño los momentos felices, aunque esos momentos no ahogan mi pena presente. Tengo miedo papá, de estar sin ti, y me duele pensar lo que nos perderemos; no estarás conmigo camino al altar, no verás nacer a mis hijos, tus nietos, ellos no te escucharán, ni podrán aprender de ti.

Sé que tengo que sobreponerme al dolor, papá, me lo dicen todos, pero, ¿Está mal no querer hacerlo ahora? Me faltan las fuerzas y me ahogo, no sé a dónde ir que no me recuerde a ti, he guardado tus fotos porque me hacen llorar. Ahora mismo estoy sin esperanza.

Esta carta no la vas a leer, pero, aun así, la escribo porque siento que estuviera hablando contigo. Tengo que ser fuerte, discúlpame papá, permíteme ser débil ahora; tan solo han pasado unos meses.

No te voy a olvidar y te amaré por siempre,

Tu hija,

Mariana.

Ejemplo 10 Carta a un Padre Fallecido por Cáncer

Mi Querido Viejo:

Me siento sumamente dolida por tu partida, te fuiste mi viejo, te arrebataron de nosotros, y ¿Cuándo nos volveremos a abrazar? Pero sobre todo, me atormenta no haberte dicho tantas cosas, cuando tuve la oportunidad de hacerlo.

Duele profundamente mi viejo, tu partida fue repentina que en tan poco tiempo el cáncer nos separó. Pensaba papá que íbamos a poder luchar contra esa terrible enfermedad y que la íbamos a vencer, pero ¿Qué pasó papá? Que alguien me explique por favor: si ayer estabas bien, ¿Por qué hoy no estás conmigo? Si teníamos todos los estudios, y toda la asistencia médica ¿Por qué falleciste?

Ahora, ¿Qué vamos a hacer sin ti? No he podido ni ir a tu casa, mamá está igual, lloramos todas las noches.

Pero mi viejo, me arrepiento de no haber ido esa noche a verte, te prometí que iría, pero decidí dejarlo para la mañana siguiente. Esa mañana ya no estabas, me carcome que no pudimos hablar esa última vez, si tan solo me hubiera quedado allí esa noche a tu lado, mi pena tendría un pequeño alivio; en lugar de eso siento dolor y frustración, y no me lo perdonaré.

No te dije cuanto te quería y cuanto te admiraba, solo te dije hasta mañana.

Esta carta solo me sirve para drenar mis emociones, para decir que te amo, que no te olvidaré y que lamento no haberme despedido antes. Mi viejo, solo me ayuda la esperanza de la que me hablaste, espero que sea real y nos volvamos a abrazar.

Te amaremos siempre,

Antonia.

Cómo escribir la carta informal para padres de familia

Esta clase de misivas son muy especiales, ya que se dedican a una persona que tiene un fuerte lazo con nosotros. Por esta razón, lo ideal es mantener un lenguaje cercano y que refleje ese derecho que tenemos a hablarle de cómo nos sentimos actualmente.

Luego de un breve saludo, lo aconsejable es comenzar haciendo referencia al tiempo pasado desde el último contacto. De esa manera, el destinatario le dará mayor valor a la carta informal para papá que le destinas.

Lo que decidas plasmar dependerá de lo que sientes. Si no encuentras las palabras adecuadas, lo mejor es que te tomes un momento para repasar tus recuerdos con esta persona y lo que te ha dejado. Por otro lado, puedes comenzar con un breve resumen de tu vida actual.

Es recomendable que, si tienes un objetivo en mente, no divagues demasiado. Apégate a lo que consideres más esencial expresar y despídete, esperando una futura respuesta. Si haces una carta para un padre de agradecimiento, procura ser muy afectuoso.

Estructura de la carta

  • El saludo.
  • Un inicio describiendo el porqué de la carta
  • El cuerpo.
  • El final.

Instrucción de cómo rellenar la carta para tu padre

Si ya tienes una idea de cómo rellenar tu carta, entonces asegúrate de hacerlo en el orden correcto. En momentos de emotividad, puede ser difícil mantener el orden de ideas, por lo que te dejamos los siguientes pasos a seguir.

  • El saludo: no necesitas hacer algo demasiado extenso, basta con que sea un saludo simple. Dependiendo de la relación que tengas con tu padre, puedes hacerlo más o menos afectuoso.
  • Un inicio describiendo el porqué de la carta: lo principal es que tu padre entienda de que va la carta desde el principio. Aunque reservarás el contexto para el cuerpo o desarrollo, debes dejar claras tus intenciones desde el comienzo.
  • El cuerpo: este es el punto donde desarrollarás todo lo que sientes. Si quieres hacer la clásica “carta para mi papá que lo haga llorar” aquí es donde deberás describir tus recuerdos, dolencias o alegrías, y el porqué de ellas. 
  • El final: la despedida también es algo puntual. Sin embargo, aquí es donde debes decir si quieres mantener comunicación con tu padre o si este debe esperar más misivas de tu parte.

Programas necesarios para rellenar la carta

Escribir esta clase de cartas puede requerir tiempo y varios borradores. Por eso, es ideal que lo hagas primero en un programa de redacción digital, como los que te nombraremos a continuación:

  • Microsoft Word: el homónimo de LibreOffice y uno de los programas más valorados para redactar cartas. Es fácil de usar y podrás borrar y reescribir a tu antojo.
  • LibreOffice: este programa es típico de los sistemas de Linux y Mac, siendo igual de fácil de controlar que Word.

Preguntas frecuentes

¿Qué debería escribir en una carta a mi papá enfermo?

Si la condición de tu padre es delicada, lo mejor es priorizar un mensaje esperanzador y afectuoso. Debe recordar que tiene familia que le quiere y apoya, y que están esperando que este mejore. Es importante que pueda entender que debe esforzarse al máximo para recuperarse.
Por otro lado, si es algo más leve, puedes mantener el tono afectuoso, pero con una inclinación más alegre. Que sienta que lo que tiene es pasajero y que, aunque te preocupas por él, no es nada que deba estresarlo. Básicamente, para que despeje su mente y se sienta más calmado.

¿Por qué debería escribir una carta informal para padre fallecido?

Muchas veces, el luto no cesa hasta que se exteriorizan las cosas que no se pudieron decir. Por esta razón, los psicólogos recomiendan que los hijos de padres fallecidos escriban una carta a estos. Es una forma de expresar lo que jamás se le dijo, escribiéndola y leyéndola en voz alta.
Más allá de la religión, este acto ayuda a liberar muchas penas y frustraciones, y es algo practicado incluso con los padres en vida. Por supuesto, en estos casos, se recomienda que, tras escribir y leer la carta, esta se queme. Así, las emociones no se guardan más.

¿Qué debo tener presente para escribir una carta a un padre maravilloso?

Si lo que buscas es escribir la carta de agradecimiento perfecta, entonces debes hacer que tus alabanzas tengan una base sólida. Describe como este ha criado a sus hijos, los valores que les ha inculcado y lo que ha luchado por ellos, aplicado a tu propio contexto.
El objetivo es reflejar que ha cumplido su labor de padre de manera excelente, teniendo hijos que lo quieren y con un futuro por delante. Con solo saber eso, se sentirá más que satisfecho.

¿Si no quiero volver a hablar con mi papá, debería escribirle igual?

Es recomendable, sí. Si tienes cosas que te impiden avanzar en tu vida y son problemas relacionados con tu padre, lo mejor es que le escribas una carta. Por supuesto, tu objetivo debe ser dejar las cosas claras; como te ha afectado y que no piensas permitirlo más. 
Al ser un tipo de desahogo personal para resolver tus problemas del pasado, no estás obligado a mantener conversación o responderle. Tu objetivo es mandar dicha carta para quitarte un peso de encima y seguir con tu vida.

¿Por qué no usar el estilo formal en una carta para mi padre?

El estilo formal es usado en cartas muy importantes, de carácter legal o profesional. En última instancia, se usan para entablar una conversación amistosa con desconocidos, lo cual no calza con el perfil de un padre.
Al ser una persona cercana a ti (de una forma u otra), puedes manifestarle tus emociones en una carta informal para papá, siendo algo normal y adecuado.

Más modelos de carta informal

Deja un comentario